Consejos para negociar un salario

¿Estás buscando trabajo? Entonces estarás acostumbrado a ir a entrevistas y a lidiar con preguntas como: ¿cuáles son tus expectativas salariales? Ante esta pregunta debemos saber cómo contestar correctamente para poder negociar tu salario y conseguir sentirte bien retribuido. A continuación te daremos unos consejos que te permitirán hacer una negociación favorable y en la que salgas beneficiado. Toma nota y descubre lo que deberás hacer durante una entrevista para negociar tu sueldo o, en el caso de que ya estés trabajando, cómo puedes enfocar este tema con tu empresa.

1.

Lo primero para hacer una buena negociación salarial es que estés informado sobre los rangos que suelen pagarse en empleos como al que estás aplicando. Puede que tengas una idea equivocada sobre lo que se cobra y los tiempos van cambiando, así que lo primero es que obtengas toda la información necesaria para poder enfocar bien la entrevista y negociar de un modo realista.

2.

Durante la entrevista, es habitual que la persona de recursos humanos que está contigo te hable sobre el sueldo de una manera indirecta. Es decir, difícilmente en el primer momento te contará cuánto vas a cobrar, sino que lo más habitual es que te pregunte a ti con frases como “¿cuál es tu expectativa salarial?” u otra manera en la que suelen abordar el tema es preguntarte cuánto cobrabas en tu último trabajo para, así, tener una idea de lo que pueden ofrecerte.

Si te hacen esta segunda pregunta debes evitar inflar el sueldo porque es muy fácil que te descubran en la mentira. Muchas personas tienen a dar una cifra más alta para que así las negociaciones comiencen desde otro punto pero piensa que para el departamento de RRHH es muy sencillo comprobar que la información que has dado es o no es real. Así que sé honesto y di el sueldo real y, si no estabas de acuerdo con él, puedes explicarlo pero no mientas.

3.

También te recomendamos que, siempre que puedas, intentes negociar el sueldo una vez te hayan contratado. Si en la primera entrevista ya marcas tus pretensiones salariales y no van acordes con las de la empresa, es probable que te descarten como candidato y opten por otra persona. Lo mejor es que aceptes el empleo y, una vez ya estés en la empresa, hables sobre las posibilidades de mejorar el sueldo.

Muchas veces no te dan margen para negociar el fijo pero sí puedes hacerlo con las variables o con otros aspectos como serían los tickets restaurante, el dinero para el transporte, etcétera. No pienses solo en el sueldo sino también en las ventajas que puedes aprovechar al estar en una empresa.

4.

Sin embargo, si el rango salarial que te proponen está muy por debajo de tus expectativas, lo mejor es que seas sincero y hables con total claridad del sueldo pero siempre sin faltar al respeto ni atacar la empresa. Hay personas que se sienten humilladas cuando les ofrecen un sueldo muy inferior al esperado pero, aunque este sea el caso, lo mejor es decirle sinceramente que ese precio no cumple tus expectativas y que tú no trabajarías por menos de X dinero.

Es probable que sea una empresa pequeña, de nueva creación o con dificultades económicas y que en ese momento no puedan pagarte más pero que tengan expectativas más altas. Ser sincero y respetuoso es esencial para poder negociar tu salario.

5.

Si quieres negociar tu salario con la empresa para la que trabajas, es de vital importancia que tengas claros tus argumentos. Es decir: ¿por qué crees que tienen que subirte el sueldo? Piensa en ello, hazte un esquema y razona tus respuestas. Sobre todo evita usar argumentos como “necesito más dinero”, “no llego a fin de mes”, etcétera porque esos son temas personales y no laborales.

Gánate la subida de sueldo por tus habilidades y tu manera de trabajar, así, si destacas en tu puesto de trabajo por el tema que sea, es normal que pidas un aumento. Defiéndete, explica que quieres seguir creciendo en la empresa pero que necesitas sentirte valorado, de esta manera podrás comenzar con la negociación salarial desde un punto profesional.

6.

Del mismo modo que hemos dicho al inicio del artículo, si quieres prosperar en tu empresa actual a nivel económico es de vital importancia que hables con personas que estén en tu mismo cargo y sepas cuánto cobran para poder valorar hacia dónde puedes aspirar. De esta manera podrás adaptar tus necesidades económicas a las necesidades de la empresa y proponer un sueldo que no sea descabellado y que sea posible.

7.

También tienes que valorar la situación económica por la que pasa la empresa, es decir, si no está en su mejor momento evita pedir un aumento salarial porque lo más probable es que la respuesta sea negativa. Evalúa la situación empresarial y, si no es el momento, espera a que vengan momentos mejores: tu paciencia será valorada por tus jefes y después tendrás más margen de maniobra para poder pedir el sueldo que deseas.

8.

Tampoco debes tener una actitud agresiva, enojada o amenazadora. Cuando te entrevistes con tu responsable deberás hablar abiertamente pero siempre con respeto, contando cómo te sientes y cuáles son tus pretensiones. No debes decir cosas como que si no te suben el sueldo te vas a ir de la empresa, o enfadarte si no pueden aceptar tu aumento. Piensa que estás negociando, estás abriendo un camino hacia el entendimiento pero la empresa no está obligada a hacerlo. Aunque tu idea sea marcharte si no mejora tu sueldo, nunca lo digas y menos para presionar a que consigas el deseado aumento.